When To Test el logotipo blanco

Manteniendo Sanos a los Niños — No Solo se Trata de COVID

Podemos usar las herramientas que aprendimos durante la pandemia para ayudar a mantener a nuestros hijos saludables, fuera del hospital y en la escuela.

·
Liz Ruark
boy with mask on and teddy bear with mask on

Las noticias en estos días están llenas de titulares estridentes. “Tripledemia”. “La mitad de los estudiantes de secundaria de Virginia tienen síntomas similares a los de la gripe”. “Los hospitales infantiles se enfrentan a un aumento repentino de infecciones por RSV en todo el país”. Mientras todos veíamos el desfile de la sub-variante de Ómicron, otro conjunto de virus se nos acercó sigilosamente. Y esta vez, los que se enferman son los niños.

Por ahora, los culpables no son COVID. Son la influenza y el virus respiratorio sincitial (RSV), los cuales comenzaron a aumentar mucho antes en el año de lo que suelen hacerlo. Al igual que el COVID, estos virus causan el tipo de síntomas que llamamos “similares a la gripe” (tos, secreción nasal, fiebre) y pueden ser desde leves hasta mortales. RSV, en particular, ha estado enviando una cantidad inusualmente alta de pequeños a los hospitales durante el último mes, lo que ha exigido y, en algunos casos, excedido la capacidad de los hospitales.

¿Por qué está pasando esto?

Primero, vale la pena recordar que el RSV y la gripe eran problemas incluso antes de la pandemia. RSV normalmente lleva a unos 60,000 niños de EE. UU. al hospital cada año, y la gripe envía a entre 6,000 y 27,000, dependiendo de qué tan mala sea la temporada.

Si usted no tiene hijos, es posible que nunca haya oído hablar del RSV, pero está por todas partes — en tiempos normales, casi todos los niños lo contraen al menos una vez cuando tienen dos años. (Este artículo de la Dra. Jennifer Girotto, experta en enfermedades infantiles, brinda una excelente descripción general del virus).

Pero los últimos dos años no han sido normales, y probablemente esa sea en gran parte el problema, especialmente cuando se trata de RSV. Debido a que los niños han interactuado menos con otras personas, no han estado tan expuestos a ese virus como regularmente suelen estar. Algunos niños pequeños aún no lo han tenido en absoluto. Otros niños lo contrajeron hace un tiempo y su inmunidad se ha reducido. El resultado final es que un número más grande de niños de lo habitual se enferman al mismo tiempo — especialmente los más pequeños, y que son los que tienen más probabilidades de ser hospitalizados como resultado de una infección por RSV. Y los niños mayores que no se enferman gravemente se enferman — y como resultado, faltan a la escuela.

Es tentador señalar con el dedo las estrategias de prevención de COVID y decir: “Mira — si no nos hubiéramos enmascarado y mantenido a los niños alejados unos de otros, no estaríamos en este lío en este momento. Es posible que los niños hayan contraído COVID, pero COVID no es un problema para ellos”. Pero esa declaración no se justifica. No solo se basa en la retrospectiva, sino que minimiza una amenaza real:

  • No sabíamos nada sobre COVID cuando llegó. Dado que los virus respiratorios suelen ser más peligrosos para los niños y los adultos mayores, al principio era razonable suponer que el COVID también lo sería.

  • Si bien los niños generalmente no se enferman tanto con COVID como los adultos mayores, ciertamente pueden portar el virus y dárselo a otras personas. Controlar una pandemia no se trata solo de la salud individual — se trata de la salud pública, lo que significa hacer cosas que ayuden a todos, incluso si no te ayudan mucho a ti personalmente.

  • No todos los niños que contraen COVID son los “típicos”. En enero de 2022, durante la primera y enorme ola de Ómicron, el coronavirus fue la cuarta causa principal de muerte en niños de cinco años en adelante.

¿Qué pueden hacer los padres, las escuelas y las guarderías?

Al igual que con COVID, no estamos indefensos frente a estos virus — y nuestra experiencia reciente nos ha enseñado mucho.

Los padres pueden:

  • Vacunar a los niños contra el COVID y la gripe, y asegúrese de que estén al día con sus vacunas contra el COVID. La vacunación es la mejor manera de evitar que nuestros niños se enfermen gravemente de COVID y — buenas noticias — la vacuna contra la gripe de este año es una buena combinación para la cepa que está circulando. Todavía no existe una vacuna para el RSV, pero se está desarrollando una y se ve bien.

  • Envíe a los niños a la escuela con máscaras de alta calidad cuando haya muchos virus respiratorios circulando.

  • Fomentar buenos hábitos de lavado de manos (es más probable que la gripe y el RSV se propaguen a través de las manos de las personas que el COVID, que es principalmente una enfermedad transmitida por el aire).

  • Mantenga a los niños alejados de las personas enfermas y, por el amor de Dios, no envíe a los niños a la escuela si están enfermos.

Las escuelas y guarderías pueden:

  • Asegúrese de que el aire en sus edificios esté lo más limpio posible. Si tienen sistemas HVAC, pueden usar filtros de alta eficiencia — al menos MERV 9 y preferiblemente MERV 13.

  • Instale unidades UVGI en habitaciones con techos altos. Estas unidades matan los virus en el aire usando luz ultravioleta.

  • Verifique que las habitaciones reciban suficiente aire fresco, utilizando monitores portátiles de dióxido de carbono (CO2) y esta herramienta de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard. (Todos liberamos CO2 cuando exhalamos. Si hay mucho CO2 en el aire, eso significa que hay mucho aliento en el aire, que podría ser portador del virus).

  • Use filtros HEPA en habitaciones que no reciben suficiente aire fresco.

  • Requiera o recomiende encarecidamente el uso de máscaras, especialmente para actividades en interiores que impliquen cantar, gritar o respirar con dificultad.

Esta no es una situación de todo o nada. Si usted o la escuela o la guardería de sus hijos solo pueden hacer una o algunas de estas cosas, eso es una ayuda. Como hemos aprendido en los últimos años, no existe nada cierto en no hay ningún riesgo cuando se trata de enfermedades infecciosas. Así que cualquier cosa que podamos hacer para mantener a nuestros hijos fuera del hospital — y si tienen la edad suficiente en la escuela — solo puede ser algo bueno.

Check out more articles from WhenToTest on

 vida social

Vida Social

Toolkit navigation photo

Trabajo

viaje

Viajes

escuela

Niños y Escuela

exposure

He Dado Positivo

positive

He Estado Expuesto