Cuatro Pasos para Reducir los Brotes de COVID-19 | Paso 4: Cohortes: Reduciendo el Círculo de Alto Riesgo

En la última de nuestra serie de 4 partes, analizamos la cohorte y por qué es clave para su estrategia de mitigación de COVID-19.

Liz Ruark
Step 4: Cohorting: Shrink the High-Risk Circle

En nuestras publicaciones anteriores de esta serie, hablamos sobre la vacunación, el uso de máscaras y el rastreo de contactos, tres de nuestras cuatro estrategias principales para disminuir los brotes de COVID-19 en las escuelas y los lugares de trabajo. En esta publicación, cubriremos la cuarta estrategia, que a menudo se descuida en estos días: la cohorte (Tamaños de grupos).

La formación de cohortes generalmente se refiere a separar a la población de una organización en grupos de personas más pequeños y garantizar que los grupos no interactúen entre sí. Por ejemplo, muchas escuelas que usaron modelos de aprendizaje híbrido durante el año escolar 2020-21 dividieron a su alumnado en dos grupos: un grupo de estudiantes atendería a la escuela durante ciertos horarios — días específicos de la semana o en semanas alternas — mientras que la otra cohorte aprendió de forma remota. Y en turnos alternos los dos cambiarían.

Sin embargo, para los efectos de la Calculadora de Cuándo Hacer la Prueba para Organizaciones, solo hay un tipo de cohorte que importa: Una cohorte que no usa máscara.

Una cohorte sin máscara es un grupo de personas que pasan mucho tiempo juntas en el interior sin usar máscaras bajo una o ambas de las siguientes condiciones:

  • Permaneciendo cerca uno del otro (por ejemplo, mientras comen y/o beben).

  • Mientras participan en actividades que les hace respirar con dificultad o con fuerza (por ejemplo, deportes, cantando o tocando instrumentos de viento).

¿Por qué nos preocupamos por estas dos situaciones? Porque estar desenmascarado en cualquier situación lo pone en riesgo muy alto de contraer COVID-19 o de transmitirlo a otra persona.

Teóricamente, la forma más sencilla para que los lugares de trabajo y las escuelas eviten el riesgo que crean las cohortes sin máscara es exigir que se usen máscaras siempre que las personas estén juntas en el interior. Sin embargo, los trabajadores y los estudiantes tienen que almorzar. Los empleados necesitan descansos para tomar café o tomar agua. Los niños pequeños necesitan tiempo para tomar alimentos. Y no todas las instalaciones o climas permiten descansos y comidas al aire libre.

Entonces, ¿Cuál es la siguiente mejor opción? Haga que sus cohortes que no usan máscaras sean tan pequeñas como sea posible. De esa manera, si un miembro de una cohorte llega a la escuela o al trabajo infectado, la cantidad de personas a las que es más probable que les transmita la enfermedad es baja. (Un ejemplo de una cohorte pequeña sin máscara sería un grupo de cuatro empleados que siempre comen juntos en una mesa de la cafetería, en una habitación donde las mesas están separadas por seis pies o más).

Es posible que la cohorte no sea en lo primero que piense cuando considere la estrategia de mitigación de COVID-19 de su organización, pero vale la pena recordarlo. Prestar atención a la cantidad de personas que pasan tiempo juntas sin máscara puede generar dividendos significativos en la prevención de COVID-19.

Vea más artículos de WhenToTest en:

Vida social Viajes Niños y escuela Trabajo