No Encuentre a COVID-19 en su Camino al Trabajo

Viajar es suficiente molestia. No permita que el COVID-19 lo empeore.

Sam Johnston
33. Don’t Meet COVID-19 on Your Way to Work

Transportarse al trabajo es bastante difícil en si, hay que navegar por el tráfico, el transporte público, las intersecciones peligrosas, y todo esto mientras intenta tomar su café matutino antes de llegar a su lugar de trabajo. Ahora los trabajadores tienen que hacer todo eso además de evitar la exposición al COVID-19.

El transporte público es más seguro de lo que piensas — si toma precauciones.

Si usted es uno del más del 80 por ciento de los estadounidenses que caminan, andan en bicicleta o conducen solos al trabajo, casi no tiene posibilidades de contraer COVID-19 durante su trayecto. Si usa el transporte público, sus riesgos son mayores, ya que se encuentra en espacios cerrados confinados con otras personas. Sin embargo, los estudios que se realizaron mientras se requerían máscaras sugieren que puede usar el transporte público de manera segura, incluso durante una oleada de aumento, siempre y cuando, tome algunas precauciones de sentido común.

Cómo hacer su viaje un poco más seguro.

Si toma un autobús o un tren para ir al trabajo, aquí hay algunas tácticas que puede usar para que el viaje sea un poco más seguro. Si comparte su coche, aquí también hay unas ideas para usted.

  1. Use una máscara de alta calidad que se ajuste bien, como una KN95, KF94 o N95. El Project N95 es una organización sin fines de lucro que verifica la calidad de todas las máscaras que vende.

  2. Evite las multitudes. Busque un vagón de tren o un autobús con menos gente. Cuantas menos personas, menos probable es que alguien más en el automóvil esté infectado.

  3. Abra las ventanas. La investigación sobre los autobuses escolares mostró que tener al menos dos ventanas abiertas tanto en la parte delantera como en la trasera del autobús ayudó a que entrara aire fresco a través del vehículo. Más ventanas abiertas trajeron más aire. En un automóvil, abra las ventanas en diagonal una frente a la otra para obtener el mejor flujo de aire.

  4. Tome el asiento de la ventana. Los científicos de IBM descubrieron que los pasajeros de los autobuses tenían más probabilidades de estar expuestos a la humedad exhalada por otros pasajeros cuando se sentaban en los asientos del pasillo. Las personas en los asientos junto a las ventanas tuvieron menos exposición.

  5. Pase menos tiempo en el interior. Si el autobús que toma tiene una zona de asientos al aire libre, aprovéchela. El aire libre siempre es más seguro que el interior, en lo que respecta a COVID-19.

Finalmente, recuerde que cuanto más tiempo esté en el interior con alguien que tiene COVID-19, es más probable que se infecte. Así que haga que su tiempo en el transporte público sea lo más breve posible. Incluso podría considerar bajar una parada antes y caminar el resto del trayecto — es bueno para su corazón, sus pulmones, sus músculos y su salud mental — y también disminuirá su riesgo de contraer COVID-19.

Vea más artículos de WhenToTest en:

Vida social Viajes Niños y escuela Trabajo